Hace poco fue mi cumpleaños y pensando en los años que pasan, me animé a hacer algo que siempre querido hacer: inmortalizar recuerdos. Es decir, guardar registro de escenas o personas queridas. Si bien esto es algo que ya lo hacemos a través de fotos, en esta ocasión, yo he querido hacerlo a través de capturas 3D. A este proyecto personal yo lo llamo “Virtualizando memorias”. Te explicaré mi proceso y espero que te sirva de inspiración.

Coleccionistas de recuerdos

Los seres humanos queremos perpetuar los momentos y personas que queremos, por ello nos tomamos fotos y las guardamos. La memoria también nos ayuda a guardar esos momentos. Podemos cerrar los ojos y regresar a épocas donde hemos sido felices, donde pasó algo importante o simplemente algo anecdótico. Hay otras personas que guardan objetos valiosos que simbolizan un acontecimiento, en fin, diferentes formas de capturar momentos. 

No me quiero poner filosófico, pero particularmente este año hemos pasado por muchas cosas… que me han hecho reflexionar sobre lo efímeros que somos. Por ello, “virtualizando memorias” surge de esa reflexión. Utilizando la fotogrametría recopilaré personas y objetos. Yo te contaré el proceso inicial para que tu también puedes seguirlo en caso estés interesado. 

Virtualizando memorias con fotogrametría

He tratado de usar herramientas accesibles. En primer lugar, utilicé la fotogrametría que es el arte de convertir fotos 2D a objetos 3D a través de un procesamiento de los elementos visuales.

Para ello utilicé un smartphone (sé que no es lo ideal, pero la idea es masificar el proceso). Puedes utilizar Android o iOS. Yo tengo el iPhone 8, pero sea el smartphone que tengas lo más importante es tomar fotos en modo PRO es decir tomar fotos en el modo “que te permita modificar el ISO y otros factores”. Y, sobre todo, mantener la misma configuración en todas las fotos. Yo utilizo la app llamada Halide.

Toma la cantidad de fotos suficiente para tener un objeto 3D realista. Por lo general yo tomo más de 50, también ten en cuenta la luz, el ambiente y el entorno. Luego vamos a utilizar programas de fotogrametría como Metashape o Reality Capture. Existe una opción gratuita llamada Meshroom, todas tienen procesos similares. 

A grandes razgos, la idea principal es alinear fotos, crear un mesh y generarle textura y materiales. Luego de eso, tendrás un material incalculable para crear tus propias experiencias. Podrás modificar o adaptarlo en Blender, agregarlo dentro de Sketchfab, importarlo en tus mundos virtuales o utilizarlos con realidad aumentada. Esa es la idea principal de virtualizando memorias. 

Estas son unas de mis fotogrametrías previas, a medida que vayas perfeccionando el trabajo, obtendrás una mejor calidad. Tengo algunos videos donde profundizo más en el tema. Aparecerán en la parte superior.

También puedes utilizar el proyecto PIFuHD para obtener mayor información sobre las personas a virtualizar, en fin, podemos utilizar la tecnología no solo para fines comerciales, sino para guardar importantes registros personales. 

Trata también que donde sea que guardes esta información tenga altos estándares de privacidad. Recuerda que tu información es valiosa y quién sabe en un futuro podamos caminar en nuestros museos virtuales.

Espero que este proyecto te resulte tan interesante como a mí y te animes a crear tu propia versión, compártelo en Instagram con el hashtag #virtualmemories. ¡Nos vemos en el metaverso!

Si desear apoyarme para mantener mi sitio web, puedes hacerlo y también recibirás los archivos de mis tutoriales de Spark AR accediendo a mi patreon.




LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.