¡Mamá no entres a mi Facebook a comentar mis fotos!
La razón de ser de las redes sociales es la creación y el mantenimiento de las relaciones humanas. Su facilidad con la que nos comunicamos a través de estos sistemas ha sido bendecidos por miles de personas.

Lejos de la hermosa idea de transcender fronteras gracias a la tecnología, las redes sociales son también un producto para saciar el ego. Un ego que necesita del exhibicionismo, la aceptación y el egoísmo. ¿Suena fuerte? En cierta medida lo es. Podemos ver algunos ejemplos extremos de jóvenes haciendo el ridículo solo para conseguir la aceptación de los demás.

El ser aceptados, el relacionarnos con las personas es sano y forma parte de nuestras vidas. Es por ello que ha medida que crecemos nos despegamos de la imagen de niño para tomar una de hombre independiente. Esto sucede básicamente en la pubertad donde cada ser humano se descubre y desea explorar su naturaleza. Es en esta etapa donde tener como amigo a sus familiares es desagradable o visto poco cool por sus similares.

Lo mismo sucede en Facebook, la red social más influyente del mundo. Aquí tomamos con pinzas el tema de aceptar la solicitud de amistad de nuestro padre o madre.  Nadie quisiera tener a una madre que nos pueda trollear con recuerdos de la infancia en nuestro muro. Por tal motivo, los jóvenes buscan comunicarse entre ellos con sus propios lenguajes y símbolos.  Huyen de los tradicional, de lo estándar y aceptado por nuestros padres. Esta tendencia es cíclica.

Ahora es Facebook, mañana puede ser otra red social la que despierta desinterés por parte de los jóvenes. El éxodo de la juventud en búsqueda de medios de comunicación más efectivos, entendiéndolo como “la manera de comunicarse exclusivamente entre ellos”; y la facilidad de producir estos mensajes, está ocurriendo. Lo que genera diversidad de nuevas redes sociales en las cuales podemos sentirnos más a gusto según nuestras necesidades.

Decir que Facebook va derrumbarse es muy apresurado y dramático. Los adolescentes no odian Facebook. Lo que odian es más que todo el control y la mirada de los mayores.

 

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.